Para evaluar la capacidad del ecosistema de regular la erosión del suelo, utilizamos un indicador indirecto. No podemos evaluar a escala de Sierra Nevada la magnitud de la erosión, pero si podemos estimar la erosión potencial de un área determinada y compararla con la que habría en otros escenarios diferentes de usos del suelo y prácticas agrícolas. De esta manera podemos saber la cantidad de erosión potencial que se está evitando o que se está provocando, como un subrogado de la capacidad de regulación.

 

Los resultados indican que la recuperación de suelo por parte de la vegetación (bien por actuaciones humanas o como proceso de recolonización natural) ha conseguido aumentar la capacidad del medio para frenar la erosión del suelo. Hemos realizado un estudio preliminar para cuantificar esta capacidad de regulación frente la erosión en el municipio de Bérchules, en la Alpujarra granadina.

Se puede ampliar la información en esta página de la wiki del Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada.

 

Autores: Ricardo Moreno


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES
en_USEN es_ESES