Sierra Nevada es un extraordinario laboratorio de investigación debido a sus particulares condiciones biofísicas y a su ubicación geográfica. En muy poca superfice hay una gran diversidad de condiciones ambientales y también una gran biodiversidad. Esta función de laboratorio se constata al analizar las solicitudes que formulan los investigadores para realizar su trabajo en Sierra Nevada. Tras analizar preliminarmente una base de datos con dichas solicitudes, observamos que los investigadores tienen predilección por las altas cumbres (Veleta, Mulhacén, lagunas), los enebrales del valle de San Juan y los robledales de Cáñar.

La imagen de abajo muestra la densidad de solicitudes de investigación por superficie en los años 2009, 2010, 2012 y 2013 en Sierra Nevada. Se observa claramente que los científicos prefieren las altas cumbres y la orla de bosques del sector occidental del espacio protegido. La cercanía de la ciudad de Granada y su Universidad puede explicar en buena medida este comportamiento. También hemos superpuesto la delimitación de las Estaciones de Monitoreo Intensivo. Estas estaciones pueden considerarse como la "oferta" que propone el Observatorio de cambio global de Sierra Nevada a los investigadores para que hagan su trabajo. Dichas EMI contienen como mínimo una estación meteorológica y diversos puntos de muestreo de factores biofísicos. Además, la EMI de Cáñar dispone de una red sensorial inalámbrica. En el futuro las demás EMI contarán con esta red. La delimitación de las EMI se relalizó atendiendo a criterios de seguimiento del impacto del cambio global. Sin embargo las solicitudes de investigación de los científicos responde a objetivos muy diversos (recogida de muestras, experimentos, etc.) 

En breve completaremos esta información con los datos de los años 2002 hasta 2008.

 

 

Autores: F. J. Bonet


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES
en_USEN es_ESES