La huella del cambio climático y de los impactos antropogénicos  en Sierra Nevada queda registrada en los sedimentos de los lagos a través de la acumulación de restos fósiles, fragmentos de carbón vegetal y presencia de biomarcadores específicos. En este sentido, en las últimas décadas se ha realizado un estudio multidisciplinar de los registros sedimentarios de varios lagos y turberas alpinas de Sierra Nevada para comprender el cambio paleoambiental y paleoclimatico a lo largo del Holoceno (últimos 11.500 años).

PALEODUL es un proyecto internacional pluridisciplinar integrado por científicos de más de diez universidades y centros de investigación, y liderado por la Universidad de Granada, que analiza las señales biológicas, físicas y químicas que han quedado registradas en los sedimentos depositados en los lagos alpinos de Sierra Nevada y en la turbera de El Padul. El estudio ha permitido corroborar el impacto de la acción del hombre en el medio ambiente, que se hace evidente desde hace 3900 años por un aumento en la frecuencia de incendios y por la presencia de contaminación por plomo provocada por la minería. Más recientemente revela también la presencia creciente del cultivo del olivo en las faldas de Sierra Nevada y de las repoblaciones de pinos realizadas en las últimas décadas.

En el siguiente video se detallan los objetivos del proyecto, así como  los resultados obtenidos a partir de los trabajos de investigación realizados en Sierra Nevada


0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Los campos obligatorios están marcados con *

en_USEN
es_ESES en_USEN